Emocionario III

Para quienes no saben de qué se trata un Trastorno de la Conducta Alimenticia, y para las personas que los están atravesando y todavía no pudieron pedir ayuda,

hoy compartimos otro texto de nuestras pacientes de Hospital de Día.

No lleva sus nombres porque resguardamos su privacidad. Lo difundimos con su autorización y porque saben que pueden ayudar a otr@s.

Blanco y negro de los #TCA

Así se dividía mi cabeza al principio de todo:

80% blanco, 20% negro. Empecé a reducir porciones, a pasar más tiempo en el gimnasio, a evitar comidas muy calóricas, empecé una “dieta”. “Estás más flaca”, me dijeron. “Estás más linda”.

65% blanco, 35% negro. Empecé a contar calorías y empecé a obsesionarme. Las juntadas, que tanto disfrutaba con mis amigas, ya no las disfrutaba como antes, y un vaso de gaseosa se había convertido en una tortura para mí.

50% blanco, 50% negro. Levantarme, hacer ejercicio, la tortura de almorzar, ir al colegio, volver, ir al gimnasio, volver, estudiar, la tortura de cenar, acostarme, llorar, sufrir, dormir, levantarme, otra vez…

30% blanco, 70% negro. Llorar en cada comida, llorar al ir al colegio, no querer estar más, no salir, sufrir. Ese era mi día a día.

10% blanco, 90% negro. Infrapeso. Caída del pelo. Lanugo. Mareos. Llantos. Gritos. Heridas internas y externas.

Pedir.

Por favor.

Ayuda.

Generamos cambios junto a l@s pacientes

Contacte con nosotr@s