Más jóvenes con anorexia y bulimia por la pandemia

Una de cada 3 mujeres jóvenes atraviesa por bulimia y/o anorexia debido a las consecuencias de la pandemia, de acuerdo con un informe presentado por la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

Esas mujeres tenían algún grado de disconformidad con su imagen corporal y por el aislamiento social de 2020 y en lo que va del año, hay más personas con trastornos de la conducta alimentaria (TCA).

La SAP señala que “la pérdida de contacto con grupos de pares y la falta de una red social de contención”, produjo un recrudecimiento de estas patologías, particularmente, en personas de 10 a 24 años.

En la Argentina no existen estadísticas oficiales sobre los TCA (eso no es novedad), pero la SAP registró que cuando la gente pudo movilizarse, «la cantidad de pacientes con estas condiciones aumentó considerablemente” en los consultorios respecto a lo que sucedía en años anteriores.

El equipo profesional de Psiclo confirma esta situación, ya que las consultas por anorexia y bulimia aumentaron y siguen llegando.

Además, en nuestra experiencia, consultan personas de edades cada vez más tempranas, en las que el efecto del aislamiento en esa etapa de la vida tiene un impacto especial.

Se suma que estamos recibiendo preguntas y pedidos de ayuda en cuanto a qué hacer para superar un TCA y cómo colaborar con una persona conocida.

Es esencial que si advertís algún síntoma lo comentes con la familia o amig@s de la persona.

Cuanto antes se diagnostique, más sencilla y mejor será la recuperación.

Te damos los datos clave:

  • Los TCA son una enfermedad psicológico-psiquiátrica que se manifiesta en la alteración de la forma de alimentarse y tiene consecuencias en la salud física, anímica y social. No es solamente un problema de nutrición, ni un capricho por comer muy poco o darse atracones y luego purgas. Por eso, es necesario que las personas puedan acceder a un tratamiento interdisciplinario (médico, psicológico, psiquiátrico y nutricional) para recuperarse, ya sea en el ámbito público o privado.
  • La anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa son los TCA más conocidos y frecuentes: se dan en una relación de 4 o 5 mujeres por 1 varón.

Anorexia:

  • Se caracteriza por un déficit nutricional debido a la restricción de la ingesta alimentaria que se autoimponen las personas.
  • Tienen mucho miedo a “engordar”.
  • Perciben en forma distorsionada su imagen corporal: a pesar de estar extremadamente delgadas, se ven “gordas”.
  • Las personas se aíslan del entorno familiar y social.
  • Es bastante sencillo de detectar porque la conducta y sus efectos se advierten claramente. Por ejemplo y, en términos generales: las personas con anorexia no comparten comidas familiares ni sociales, comen a escondidas, son rígidas en la elección de los alimentos y bebidas. Durante las comidas, desmenuzan los alimentos, mastican mucho tiempo, escupen o esconden la comida.

Bulimia:

  • Se caracteriza por comer mucho más y en poco tiempo, de lo que se alimenta normalmente. Se trata de los atracones. Luego, viene la culpa y las personas apelan a conductas purgativas y/o compensatorias, que se mantienen en el tiempo: se provocan vómitos, hacen ayunos prolongados, toman medicamentos purgativos o realizan actividad física en exceso.
  • También tienen distorsión de su imagen corporal.
  • Se van aislando de la familia y de l@s amig@a.
  • Suele ser más difícil de detectar porque los atracones y las purgas se hacen escondiéndose del entorno familiar y social.
  • Como siempre, remarcamos que no cualquier persona tiene un TCA, y solemos decir que es quien puede y no quien quiere.

Para que aparezca un TCA confluyen varios factores. Por eso, es esencial que si advertís algún síntoma lo comentes con la familia o amig@s de la persona.

Cuanto antes se diagnostique, más sencilla y mejor será la recuperación.

Cualquier duda, consultanos.

Foto: AdobeStock

Generamos cambios junto a l@s pacientes

Contacte con nosotr@s