Queremos belleza real y diversa

Porque somos reales, personas diferentes, con estrías, celulitis, arrugas, con cuerpos pequeños, grandes, altos, bajos, medianos, delgados, rellenos, gordos, con pechos de distintas formas, colas que no son manzanas perfectas y cinturas de todo centrimetraje.

Porque la perfección no existe y por eso las imágenes retocadas de influencers y de la publicidad mienten.

La semana pasada, Noruega aprobó una ley que prohíbe publicar imágenes modificadas (con Photoshop y diversas aplicaciones) a influencers y avisos publicitarios. Antes lo hicieron el Reino Unido y Francia, y en todos los casos, exigen que cuando se publique una foto retocada, se acompañe con una etiqueta que diga claramente que la imagen no representa la realidad.

La decisión de esos países surge de movimientos feministas que luchan contra el simulacro de belleza que se repite hasta el hartazgo en Instagram, TikTok y en los medios de comunicación, y porque el modelo inalcanzable daña la autoestima y la salud.

Se simula una belleza que coloca en la caja de lo despreciable a todo lo que sea natural del propio cuerpo; que intenta eliminar las diferencias que tenemos como personas; que privilegia un modelo por sobre la diversidad de físicos, pesos, rostros y sentimientos.

El discurso del éxito se basa en un ideal inalcanzable.

Lo más grave es la absorción de ese mandato en la niñez y adolescencia, porque hoy l@s influencers y la publicidad aparecen en cuanto dispositivo tengamos a mano.

Luego, vemos a nuestras niñ@s y adolescentes -sobre todo a las mujeres- reproducir el  mensaje en sus propias imágenes publicadas en las redes sociales. O las vemos cuando se observan en el espejo y encuentran “fallas”, o cuando van a comprar ropa o se preparan para alguna salida y nada es suficiente para dar con el modelo de perfección.

Por eso, los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) como anorexia, bulimia, ortorexia, trastornos por atracón, entre otros, son cada vez más frecuentes y en edades más tempranas.

Se estima que un 85% de los TCA aparecen en la adolescencia.

Las señales son: episodios de voracidad, vómitos autoprovocados, temor a la gordura, constante preocupación por los alimentos y percepción distorsionada de la imagen corporal.

Así, much@s adolescentes hacen dietas que no tienen nada de saludables y, con frecuencia, los TCA se acentúan cuando llegan a la universidad.

En Psiclo conocemos estos problemas y promovemos, siempre, la autoestima de la imagen real y una vida saludable. Lo demás, trae problemas.

#TCA #RecuperaciónTCA #BellezaReal #NoFotoRetocadas #Anorexia #Bulimia #Ortorexia #TrastornosPorAtración #Autoestima #gordofobia #PsicloParaEstarBien

Generamos cambios junto a l@s pacientes

Contacte con nosotr@s